Lactancia: ¿A demanda?

Lactancia

La lactancia no solo es la mejor decisión, sino también es el mejor regalo de amor y nutrición que le podemos dar. Pero en muchas ocasiones, malas prácticas y consejos erróneos hacen que la lactancia materna termine a los pocos meses o días de haber comenzado.

La lactancia debe ser a demanda, es decir debemos de dar de alimentar a nuestro bebé cada vez que lo pida, sin horarios. Debemos de entender que nuestro pequeño no es un reloj ni una maquina, no funciona con una rutina exacta. Nuestro bebé es el único que sabe cuándo y cuánto alimento necesita para estar satisfecho, crecer 

Lactancia: ¿Por qué es a demanda?

La lactancia le enseña a autorregularse, es decir le ayuda a decidir cuando está lleno y cuando no. Es por ello que nuestro bebé come cuando tiene hambre y cuando no solo rechaza el pecho. Esto es positivo pues no ayuda a evitar que en el futuro nuestro pequeño tenga sobrepeso, problemas de ansiedad, etc.

También debes leer   Lactancia reduce probabilidades de cáncer de mama

Del mismo modo, es importante recordar que a mayor succión mayor producción de leche, ya que la lactancia funciona bajo la ley de la oferta y la demanda, eso quiere decir que cuanto más hambre nuestro bebé tenga, más leche tendremos. El pechos de la mujer están diseñados para poder nutrir y cumplir con las necesidades de nuestro bebé.

Sé que quizá sea complicado identificar cuando nuestro bebé tiene ganas de tomar leche y es que como nuestro bebé aún no puede hablar y comunicarse mediante palabras, debemos de aprender a detectar las señales que nos indican cuando está hambriento.

Algunas reacciones comunes son:

  • Mover la cabeza de un lado al otro.
  • Abrir la boca.
  • Sacar la lengua.
  • Llevarse las manos y los puños a la boca.
  • Fruncir los labios como si fuera a succionar.
  • Restregar la boca contra los pechos de su madre.
  • Mostrar el reflejo de búsqueda del pecho.
  • Llanto, signo de desesperación que utiliza en última instancia para hacernos saber que tiene hambre o alguna otra necesidad.
También debes leer   Lactancia: Tips y técnicas

Es muy importante detectar los síntomas antes de que llegue a las lágrimas, ya que suele suceder que muchos bebés al estar tan desesperados por tomar leche no logran agarrarse bien del pecho o se quedan dormidos y por consiguiente se saltan la toma.

En cuanto al tiempo de lactancia, varía de acuerdo a cada bebé tanto por su edad (cuanto más grande son tienen menos tomas y más rápidas) como por su capacidad. Hay bebés que pueden vaciar el pecho en 15 minutos como hay los que pueden tardar hasta 45 minutos. De cualquier forma, lo ideal es que esperemos a que nuestro bebé rechace el pecho, ya que no todos los bebés son iguales.

También debes leer   20 mitos sobre la lactancia

La lactancia tiene que ser algo natural, no debemos imponer ni controles ni horarios y solo debemos de preocuparnos por estar con nuestro bebé para identificar cuando quiere comer y cuando no.